Make your own free website on Tripod.com
Inicio |Depósito Dental | Artículos Dentales| Instrumental | Consultorio Dental | Equipos Dentales |Material Dental | Equipo de Laboratorio Dental || Prótesis | Endodoncia | Ortodoncia | Laser | RX | Cirugía | Consumibles | Medicamentos | Desechables| Pinzas | Enlaces | Fotocurable |Refacciones |Autoclave | Apósito | Lámpara ZOOM | Contacto

 

ARCO FACIAL

ARTICULADOR

WHIP MIX (semiajustable)

 

CLASIFICACIÓN DE LOS ARCOS FACIALES


Los arcos faciales se utilizan para el montaje correcto del modelo superior, de forma que quede transferida la posición del maxilar respecto al cráneo en el articulador, cuya rama superior representa el plano del eje orbitario del paciente (Ercoli 1999; Choi 1999).

Existen arcos faciales Cinemáticos y Anatómicos:

CINEMATICOS

1- Los arcos faciales cinemáticos permiten la localización individual del eje de bisagra y con ello la determinación del plano del eje orbitario del paciente con exactitud. Estos arcos, representados por el sistema axiográfico y por algunos pantográficos, proporcionan la información necesaria para la programación de un articulador totalmente ajustable.

ANATÓMICOS

2- Los arcos faciales anatómicos transfieren la posición de la arcada maxilar del paciente a un articulador semiajustable, estableciendo la relación espacial de dicha arcada con el plano de Francfort considerado en sus valores promedio, es decir, definido por dos puntos posteriores situados 13 mm por delante del trago o coincidentes con el meato auditivo externo (dependiendo del modelo de articulador) y por un punto anterior, a nivel de la escotadura infraorbitaria o del nasion.

Sistemática general en el manejo del articulador

1. Verificación de la posición de partida del articulador (situación de la rama horizontal, el pin incisal a cero, graduación condilar estándar…).

2. Registro del arco facial y montaje del modelo maxilar en el articulador.

3. Montaje del modelo inferior en relación con el modelo maxilar, mediante el registro de las ceras en céntrica o máxima intercuspidación.

4. Programación del articulador a partir de registros protrusivos y laterales del paciente, con Individualización de la trayectoria condilar y el ángulo de Bennett.

Elección del tipo de articulador

La elección del modelo de articulador en cada caso depende de una serie de factores, como la habilidad del clínico, el conocimiento de las limitaciones del sistema del articulador, la magnitud de las intervenciones de restauración planificadas y la identificación de los principales determinantes de la oclusión del paciente (relación céntrica, máxima intercuspidación, guía anterior, dimensión vertical, plano oclusal…).

Por lo general los articuladores más empleados son los semiajustables con arco facial anatómico.

A continuación, expondremos una sistemática del empleo del articulador semiajustable referida fundamentalmente a la prótesis completa, situación terapéutica esta en la que el instrumento ofrece sus mayores posibilidades.

Describiremos la sistemática en el texto con la articulación de los modelos mediante rodetes, en lasimágenes sin embargo emplearemos modelos dentados para completar la explicación.

Registro y transferencia de la relación bicondilomaxilar


Concepto

La transferencia de la relación bicondilomaxilar consiste en tomar una serie de puntos y planos de la cara del paciente mediante el arco facial, de modo que pueda transferirse craneométricamente al articulador el modelo superior con relación a esos puntos y planos. De este modo se logrará reproducir fielmente la posición del plano oclusal de los modelos del paciente en el articulador, relacionando estos modelos con los puntos y planos de referencia comunes que existen en la cara del paciente y el articulador. Regresar al índice


Fases a seguir

1- Localización de los puntos y planos de referencia

Mediante el marcaje de dos puntos cefálicos posteriores y uno anterior, se delimita un plano sobre el paciente, que tiene una referencia en el articulador. Durante la transferencia cráneo-maxilar se pretende relacionar craneométricamente dicho plano del articulador con el plano oclusal de los modelos del paciente (si fuera un paciente edéntulo, se utiliza el plano oclusal de los rodete de registro y transferencia).

Los puntos posteriores coincidirán con la proyección cutánea del eje de giro mandibular del paciente y pueden localizarse de diferentes formas:

— Ejes de giro reales, que se determinan mediante un localizador cinemático.

— Ejes de giro estándar, que a su vez pueden establecerse de dos modos:

• Puntos localizados entre 8 y 13 mm por delante del tragus sobre la proyección cutánea del plano de Francfort, cuya representación sobre la piel discurre desde el tragion (vértice más prominente del trago auricular), hasta el punto suborbitario (escotadura infraorbitaria). Esta referencia posterior se emplea cuando se toma un arco facial como el modelo Dentatus.

• En el interior de los conductos auditivos externos (lo que implica la necesidad de incorporar posteriormente un aditamento para compensar la diferencia de 8-13 mm durante el montaje del modelo superior). Estos puntos se emplean cuando se toma un arco auricular como el Quick Master de Whip Mix.

El punto anterior, en función de cada articulador, puede coincidir con la escotadura suborbitaria (Dentatus) o el nasion (Perfect, Quick Master, Whip-Mix).

El arco del articulador Perfect es un arco auricular, mientras que el Dentatus es facial. Sin embargo existe un aditamento que permite transformar este último en un arco auricular, de modo que según estudios realizados la orientación del modelo superior que resulta de la transferencia llevada a cabo con ambos tipos de arco es similar (Likeman 1999).

El articulador Hanau Arcon H2 tiene un arco auricular que también puede transformarse en arco facial eliminando las olivas (Winkler 1982).

El articulador Whip-Mix admite un arco auricular y uno ajustable o cinemático. El arco auricular de este articulador tiene en la cara superior de su brazo izquierdo tres letras: S, M, L que indican una distancia intercondilar pequeña, mediana y grande, respectivamente. En el brazo derecho hay una sola marca que debe coincidir con una de las tres anteriores (M. Ross 1984).

2. Registro de los puntos y planos de referencia con el arco

El primer paso consistirá en realizar unas muescas sobre los rodetes de cera, que permitirán situar de forma estable y siempre en la misma posición el rodete sobre la cera de la horquilla. Después se recubrirá la superficie de la horquilla que determina una concavidad con el vástago con cera de baja fusión o godiva, colocándola lo más lisa y plana posible. Para ello la cera se calienta previamente en el agua de un termostato a 52-56 ºC.

Tras situar correctamente la plancha de base con sus correspondientes rodetes en la boca del paciente se calienta la cera de la horquilla y se procede a la indentación de la misma sobre el rodete superior, procurando que la horquilla quede centrada si el arco es autocentrable como el Quick Master Whip-Mix . Es importante ejercer una presión idéntica en ambos lados de la horquilla para lograr una indentación uniforme. Posteriormente se retira la horquilla, se enfría el registro con agua y se comprueba que los rodetes son estables sobre las huellas marcadas en la cera del registro.

A continuación, tomando el cuerpo del arco facial se procede a introducir el vástago de la horquilla en su llave de fijación correspondiente, pero sin apretarla. Luego situaremos las ramas laterales del arco facial hasta que las olivas laterales coincidan con los puntos seleccionados como eje de giro del paciente. Seguidamente se orientará la horquilla sobre el rodete superior hasta que las muescas encajen, tras lo cual se apretará la llave de fijación de la horquilla para que quede fijada.

Por último, mediante el nasion (o sobre la escotadura suborbitaria, dependiendo del articulador seleccionado) se localiza el tercer punto para determinar el plano de referencia que pretende relacionarse craneométricamente con el plano oclusal del rodete superior.

Una vez que se tiene el arco facial en posición, se procede a ajustar los tornillos correspondientes. En este momento se determina la distancia intercondilar, si se trata de un arco autocentrable como el de Whip Mix. Una vez tomado el registro del arco, se retira el posicionador del nasion, se aflojan los tornillos que mantienen la distancia intercondílea, se pide al paciente que deje de presionar sobre la horquilla y se abren las ramas laterales del arco facial, de modo que pueda retirarse dicho arco, la horquilla, la plancha de base y los rodetes del paciente, con cuidado de no modificar la posición de la horquilla. Regresar al índice

3. Transferencia de los puntos y planos de referencia al articulador

Antes de comenzar con la transferencia cráneo-maxilar, es necesario comprobar que el articulador está bien ajustado, sin que existan desplazamientos laterales ni anteroposteriores; únicamente deben ser posibles los movimientos de apertura y cierre. Además, el articulador debe encontrarse en posición de trabajo:

— Tornillo de fijación de la relación céntrica apretado.

— Puntero incisal a 0 mm.

— Ángulo de Bennett en posición estándar (15º para los articuladores Whip-Mix ).

— Inclinación de la trayectoria condílea en posición estándar (30º para los articuladores Whip- Mix).

En el caso de un arco facial con olivas para el meato auditivo externo, éstas deben colocarse sobre los dispositivos situados en los complejos condilares, que estarán retrasados unos 11 mm del eje de giro del articulador para compensar que el arco facial se ha situado en el orificio auditivo externo y no sobre la proyección cutánea del eje de bisagra. Si por el contrario el arco facial se ha colocado sobre dicha proyección no es necesario que esa distancia de 11 mm quede compensada y las agujas del arco facial se encajarán directamente sobre los dispositivos situados en el eje de giro del articulador. Así, se logra que la distancia que media en el articulador entre el plano oclusal registrado en la horquilla y los cóndilos sea exactamente igual a la que existe en el paciente.

El tercer punto para determinar el plano de referencia viene dado por el contacto entre el arco facial y el articulador, cuando se emplea el nasion, al colocar este tercer punto, el plano oclusal de la horquilla queda relacionado craneométricamente con el plano de referencia del articulador. Regresar al índice

4. Montaje del modelo superior en el articulador

El primer paso para el montaje del modelo superior consiste en fijar el arco facial a la rama superior del articulador mediante la inserción de los pines laterales de las cajuelas articulares en los orificios de las olivas del arco facial, luego la rama superior se deja descansar sobre la barra transversa del arco facial y para que la posición de la horquilla no varíe por el peso del modelo superior se pueden utilizar cuñas de madera o el aditamento de soporte de la Whip Mix.

A continuación se cierra la rama superior del articulador verificando que exista espacio suficiente para alojar el modelo superior y la platina de montaje y para colocar el yeso que los una.

El último paso consistirá en depositar el yeso de fraguado rápido ( Mounting Stone) sobre la base del zócalo del articulador y sobre la platina de montaje. Es conveniente que el yeso o escayola esté blanda para no tener que realizar mucha presión ya que esto causa flexiones en la estrutura del arco facial produciendo imprecisiones. Finalmente se cerrará el articulador hasta que la rama superior de este, contacte con la platina transversa del arco facial Quick Master, previamente se ha retirado el pin incisal para que no interfiera durante el montaje y se mantendrá una presión constante hasta que el yeso de montaje haya fraguado totalmente.

Montaje del modelo inferior en el articulador

El tipo de registro para la transferencia del modelo mandibular estará en función de las particularidades del caso a tratar. En este sentido el modelo inferior puede montarse en posición de relación céntrica o en máxima intercuspidación.

La relación céntrica es la posición fisiológica en la que el cóndilo se encuentra ubicados sobre la inclinación posterior de la eminencia articular con el disco articular interpuesto entre cóndilo y eminencia del temporal y centrados en la fosa glenoidea. Se trata de una posición límite, anatómica y fisiológicamente estable, independiente del contacto dentario, registrable y reproducible.

La máxima intercuspidación es la posición dentaria en la que se establece un contacto máximo de puntos de oclusión de las cúspides activas (vestibulares inferiores y palatinas superiores), en su relación con la arcada antagonista.

Cuando la máxima intercuspidación coincide con la posición condílea de eje de bisagra terminal, estamos con oclusión en relación céntrica.

En cuanto a la decisión sobre el tipo de registro, el montaje se realizará en relación céntrica en caso de inexistencia de oclusión de grupos posteriores dentarios; disminución de la dimensión vertical; Síndromes de Dolor-Disfunción: y graves pérdidas de soporte óseo de los dientes remanentes. Por el contrario, cuando se observe una relación interdentaria precisa y en ausencia de sintomatología asociada a la oclusión, el montaje se realizará en posición de máxima intercuspidación, en cuyo caso los registros estarán perforados para no modificar la D.V.O. (1998; Shillinburg 2000). Regresar al índice

Concepto del registro y transferencia de la relación céntrica

El registro de la relación céntrica consiste en la manipulación de la mandíbula (con la cera para registro colocados en boca) para reproducir la relación intermaxilar que se establece en posición condilar de bisagra terminal. Este registro permitirá transferir correctamente el modelo inferior al articulador.

Objetivo

El objetivo del registro y transferencia de la relación céntrica consiste en montar el modelo inferior en el articulador en una situación de relación céntrica. Regresar al índice

Métodos de registro de la relación céntrica

Registros gráficos mediante pantografía

Se trata de métodos de registro basados en el arco gótico de Gysi (arco en punta de flecha), que resulta de la proyección de los movimientos mandibulares en el plano horizontal. Son métodos poco utilizados debido a su dificultad.

Registros con láminas de cera intraorales

Es la técnica más empleada. Se basa en la utilización de una lámina de cera recortada según la forma del arco dentario del paciente y que sirven para registrar la oclusión de los dientes en una posición de relación céntrica.

a) Técnica bimanual

El paciente se sitúa sentado con la cabeza estable, bien apoyada y en hiperextensión. El operador utiliza las dos manos para manipular la mandíbula guiando suavemente el maxilar inferior hacia tras haciendo rotar la mandíbula sobre su eje terminal de bisagra consiguiendo asi la R.C. siempre y cuando el paciente esté relajado, luego introduce la lamina de cera para registro y lo guiará hasta indentar en ella sin perforarla.

b) Uso de espaciadores de Long, Jig de Lucia, desprogramador de Neff

Son métodos de distalización no forzadas, basados en la colocación de un tercer punto anterior(Quedando las ATMs como puntos posteriores), el cual aumenta unos 2 o 3 mm la dimensión vertical sacando de contacto todos los dientes posteriores y que puede actuar como un plano inclinado distalizador de la mandíbula ( Laminillas de Long) o como un tope anterior en donde los dientes anterioinferiores chocan perpendicularmente (Desprogramador anterior de Neff). Teniendo la mandíbula estable con ese tercer punto anterior y los dientes posteriores separados 2 o 3mm, colocamos una lamina de cera para registro entre las dos arcadas dentarias pidiendo al paciente que sierre suavemente hasta contactar ese tercer punto anterior para obtener asi un registro de RC no perforado y basado en una posición estable y reproducible.

Registros de lateralidad

El movimiento de lateralidad se produce cuando uno de los cóndilos gira dentro de la fosa temporomandibular y el otro se traslada hacia delante, hacia dentro y hacia abajo. El que se traslada se denomina cóndilo de no trabajo u orbitante, y el que gira, cóndilo de trabajo o pivotante, teniendo en cuenta que en una lateralidad el lado de trabajo es aquel hacia el que se desplaza la mandíbula (Hobo 1997). Al hacer este tipo de registro podemos ajustar la inclinación de las eminencias articulares y el angulo de Bennett o pared medial, en lo referente a principio y fin del movimiento. Regresar al índice

Ángulo de Bennett

En un movimiento de laterotrusión, el ángulo con el que el cóndilo orbitante (o de no trabajo) se desplaza hacia dentro (medido en el plano horizontal) puede tener un efecto importante en la disposición de los surcos de escape de los dientes posteriores. Se puede ajustar a partir de registros de lateralidad o mediante la fórmula de Hanau (Lauritzen 1977).

El ángulo de Bennett es un parámetro de vital importancia para los modelos de oclusión balanceada y función de grupo, si bien pierde relevancia en las rehabilitaciones que vayan a dotarse de oclusión mutuamente protegida.

Por otra parte, cuando la órbita del centro del cóndilo de no trabajo se traza en el plano sagital, se denomina trayectoria condilar sagital lateral. Esta trayectoria es más larga y normalmente más empinada que la condilar sagital de protrusión. El ángulo formado entre esta última trayectoria y la condilar sagital lateral se denomina ángulo de Fischer, con una media de 5º (Hobo 1997).


Movimiento de Bennett

Es un desplazamiento en bloque de la mandíbula que en el cóndilo del lado de trabajo producirá un movimiento inicial hacia fuera de la cavidad glenoidea, pudiendo continuar después hacia arriba, abajo, delante, detrás o resultando en una combinación de todos ellos. La existencia o no del movimiento de Bennett depende de varios factores, como la forma anatómica del cóndilo y la fosa y el tipo de inserción del ligamento temporomandibular (Jiménez López 1993).

Este movimiento, que en el pasado fue considerado patológico, cuando aparece se traduce en posibles interferencias especialmente graves en el lado de trabajo. En el lado de no trabajo, en cambio, la medialización del cóndilo se complementa con un ligero descendimiento, lo que en cierto modo amortigua el impacto entre los dientes (Del Río de las Heras 1986).

En ocasiones es necesario inducir el movimiento de Bennett durante el ajuste oclusal para obtener unos surcos adecuados que permitan la salida de las cúspides antagonistas. Regresar al índice

Curva de Spee, Sagital o de Valkwill.

Es uno de los factores más importantes al establecer una oclusión balanceada. Esta determinada por la inclinación de los dientes posteriores y su relación vertical con respecto al plano oclusal de manera que la superficie oclusal sea a manera de curva que se encuentre en armonía con el movimiento de la mandíbula según la guía posterior de la vía condilar. Una vía condilar inclinada exige una curva de compensación inclinada para obtener un balance oclusal . Una guía de compensación menor para la misma guía condilar, daría como resultado una guía incisal más inclinada, que puede dar lugar a la perdida de contacto de balance entre los molares .

Es una línea que toca la cima de las cúspides vestibulares superiores o inferiores desde canino hasta tercer molar o bien la cima de las cúspides palatinas inferiores o superiores desde el canino hasta el tercer molar.

Curva Frontal o de Wilson

Así como se considera la influencia de la curva sagital en sentido anteroposterior es importante que se recuerde que existe la curva frontal que intervienen en la función de las vertientes de trabajo y de balance.

La curva frontal se observa en la zona posterior , y se refiere a la inclinación progresiva de los molares inferiores más hacia lingual y los molares superiores se inclinan más hacia vestibular .

Esta disposición anatómica de los dientes posteriores proporciona una relación estrecha con la inclinación de balance así como el cóndilo orbitante gira en la trayectoria condilar.

Cuando el mismo cóndilo se transfiere en la trayectoria condilar rotante , las cúspides vestibulares superiores y linguales inferiores proporciona una estrecha relación entre las inclinaciones de trabajo de los dientes posteriores. Regresar al índice

 

 

BIBLIOGRAFIA

1. Choi DG, Bowley J, Marx DB, Lee S. Reliability of an ear-bow arbitrary face-bow transfer instrument. J Prosthet Dent 1999; 82 (2): 150-56.

2. Del Río Highsmith J, Del Río de las Heras F, Martínez Ramos JM. Articuladores dentales: sus indicaciones. Gaceta Dental 1992; 33: 41-43.

3. Ercoli C, Graser GN, Tallents RH, Galindo D. Face-bow record without a third point of reference: theoretical considerations and alternative technique. J Prosthet Dent 1999; 82 (2): 237-41.

4. Hobo S, Ichida E, García LT. Osteointegración y rehabilitación oclusal. Libros. Madrid: Quintessence books, 1997.

5. Lauritzen AG. Atlas de Análisis Oclusal, 1ªed. Libros. Madrid: Maribel Artes Gráficas, 1977.

6. Likeman PR, Cabot LB. A study on the use of the Dentatus AEB face bow and its modification

as an ear bow. Eur J Prosthodont Res Dent 1999; 7 (2/3): 85-88.

7. Martínez-Ross E. Procedimientos clínicos y de laboratorio de oclusión orgánica, 1ª ed. Libros. Bogotá: Monserrat LTDA, 1984.

8. Serrano Belmonte I, Forcén Báez A, Ruiz Navas MT, Royo-Villanova Pérez ML. Estudio del triángulo de Bonwill y su aplicación a los articuladores semiajustables (II). Rev Eur Odontoestomatol 2001; 13 (4): 189-94(b).

9. Shillinburg HT, Hobo S, Whitsett LD, Jacobi R, Brackett SE. Fundamentos esenciales en prótesis fija, 3ªed. Libros. Barcelona: Quintessence books, 2000.

10. Suárez García MJ, Serrano Madrigal B, Pradíes Ramiro G, López Lozano JF. Articuladores y sus indicaciones en la clínica protésica. Gaceta Dental 1999; junio 99: 34-42.

11. Winkler S. Prostodoncia total, 1ª ed. Libros. México: Interamericana, 1982.

Depósito Dental

E-Mail
dentolabs@hotmail.com

México

Teléfono: 57 99 17 86

Ùltima Modificaciòn:


Inicio | Equipos Dentales| lnstrumental | Articulos Dentales | Material Dental | Equipo de Laboratorio| Medicamentos| Consultorio Dental |Enlaces | Contacto



COPYRIGHT (C) 2006 - Depósito Dental DENTOLABS